El pasado 19 de Diciembre de 2016, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Declaración sobre el Derecho a la Paz, la cual es el resultado de tres intensas sesiones del Grupo de Trabajo Intergubernamental sobre el Derecho a la Paz del Consejo de Derechos Humanos celebradas en Ginebra. Bajo el impulso de la Fundación Paz sin Fronteras, la sociedad civil jugó  un papel  muy relevante durante todo el proceso de negociación de la Declaración sobre el Derecho a la Paz en la ONU.

La Declaración sobre el Derecho a la Paz es el primer instrumento declarativo sobre temas de paz adoptado por la Asamblea General en el Nuevo Milenio.  Además, este texto se ha convertido en un importante hito en el campo de los derechos humanos y las libertades fundamentales, al contener un enfoque claramente orientado hacia las víctimas de los conflictos armados al declarar lo siguiente:

“Toda persona tiene derecho a disfrutar de la paz de tal manera que se promuevan y protejan todos los derechos humanos y se alcance plenamente el desarrollo“.

A su vez, la Declaración  invita « … solemnemente a todos los interesados a que, en sus actividades, se guíen por el reconocimiento de lo extremadamente importante que es practicar la tolerancia, el diálogo, la cooperación y la solidaridad entre todos los seres humanos, los pueblos y las naciones del mundo como medio para promover la paz, para lo cual las generaciones actuales deben velar por que tanto ellas mismas como las generaciones futuras aprendan a convivir en paz con la aspiración máxima de salvar a las generaciones futuras del flagelo de la guerra».

En el contexto de este importante primer aniversario de la adopción de la Declaración sobre el Derecho a la Paz, la Universidad para la Paz de las Naciones Unidas y la Cátedra UNESCO para la Paz, la Solidaridad y el Diálogo Intercultural de la Universidad Aba Oliba CEU, con el patrocinio de la Fundación Paz sin Fronteras, acaban de publicar el libro «Historia de la Paz en Occidente».

Como indica Miguel Bosé en su introducción, con dicha publicación  se pretende realizar un recorrido histórico de la paz desde la época de la Antigua Grecia y Roma hasta los tiempos modernos, a través del testimonio vivo de alguno de sus más insignes pensadores, artistas o filósofos. El libro pretende promover un mejor entendimiento del patrimonio cultural de nuestra humanidad a través de las artes.

Este libro subraya que la Declaración sobre el Derecho a la Paz hunde sus raices en el famoso el famoso Tratado Hitita – Egipcio, el cual  supuso el fin a la larga guerra entre los dos imperios por el control de la actual Siria en 1276 A.C. Es uno de los tratados de paz más antiguos de la historia del mundo y la diplomacia. El tratado, cuya réplica en bronce se encuentra en el edificio de las Naciones Unidas en Nueva York, contiene más de 20 principios y obligaciones para ambas partes, incluido un derecho a la paz ya emergente, al declarar que “…el país de Egipto y el país de Hatti viven para siempre en paz y fraternidad”.

Por otra parte, las mismas entidades patrocinadoras han querido también publicar el libro titulado «El derecho a la paz: pasado, presente y futuro» y un «Resumen Ejecutivo» en español e inglés de este libro para hacer mas ágil su lectura.

Este libro concluye subrayando que el futuro de la paz merece nuestros esfuerzos e imaginación. Además, indica que para los problemas globales que afectan a la paz y la estabilidad mundial, necesitamos soluciones globales basadas en la cooperación y el multilateralismo. Para el mantenimiento y la perpetuación de la humanidad, debemos concentrar nuestros pensamientos en las generaciones presentes y futuras. Para la promoción de amplios acuerdos y el diálogo, debemos liberar la paz de las cadenas de la guerra, la incomprensión y el odio. Hoy nuestra común responsabilidad es poder hacer avanzar la paz en la agenda mundial.

Fuentes: Paz sin Fronteras