Foto Naciones Unidas

El 24 de enero de 2017, el Presidente de la Asamblea General convocó un Diálogo de Alto Nivel titulado “Construyendo una paz sostenible para todos: sinergias entre la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible y el mantenimiento de la paz” en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, en la cual participaron los Presidentes del Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social y la Comisión de Consolidación de la Paz.

El evento tuvo como objetivo analizar los vínculos existentes entre el mantenimiento de la paz y la Agenda 2030, incluido el análisis de las diferentes medidas destinadas a aprovechar de manera óptima un marco institucional integrado que pueda ayudar a los Estados Miembros y a los órganos y entidades de las Naciones Unidas, la sociedad civil y aquellas otras partes interesadas en la implementación de los objetivos y metas de desarrollo y el logro de una paz sostenible.

El evento contó con tres talleres principales, los cuales estuvieron centrados en la interrelación de la paz y el desarrollo sostenible con el empoderamiento de las mujeres y jóvenes, la gestión de los recursos naturales y el fortalecimiento de instituciones transparentes, inclusivas y responsables.

Tras el diálogo de alto nivel de Nueva York, el Consejo de Derechos Humanos decidió convocar el 27 de febrero de 2017 un panel centrado en el tema titulado “La contribución de los derechos humanos a la consolidación de la paz mediante el fomento del diálogo y la cooperación internacional para la promoción de los derechos humanos”.

El evento de Ginebra tuvo como objetivo destacar la importancia de abordar los problemas de los derechos humanos y su posible conexión con cualquier iniciativa de consolidación de la paz como un ingrediente esencial de la eficacia y sostenibilidad del sistema a largo plazo. La mesa redonda ayudó a generar ideas prácticas y recomendaciones sobre cómo integrar de manera más eficaz los derechos humanos en la labor de las Naciones Unidas y en la consolidación de la paz, entre otras cosas examinando las características comunes existentes entre los derechos humanos, la consolidación de la paz y el desarrollo sostenible. El evento también brindó una oportunidad para analizar el papel del Consejo de Derechos Humanos y otros mecanismos de derechos humanos a la luz del nuevo marco para la consolidación de la paz.

A lo largo del debate, todos los Estados Miembros y ONG reconocieron que hace nada más setenta años, la Carta de las Naciones Unidas estableció los tres pilares fundadores de las Naciones Unidas: la paz y la seguridad, los derechos humanos y el desarrollo.

Los Estados Miembros también subrayaron que, de conformidad con la resolución 60/251 del Consejo de Derechos Humanos aprobada por la Asamblea General el 15 de marzo de 2006, el Consejo tiene un importante papel en el desempeño de la prevención de los conflictos, teniendo en cuenta que el desarrollo, la seguridad y los derechos humanos están interrelacionados y se refuerzan mutuamente.

Sin embargo, entre los Estados y los grupos regionales persisten los diferentes enfoques sobre la consolidación de la paz, lo que claramente impide alcanzar un acuerdo global sobre las formas más eficaces de fortalecer la interrelación entre los tres pilares de la ONU. Algunos grupos regionales apoyaron la idea del derecho a la paz y la cultura de paz.

Tanto el panel de Nueva York como la mesa redonda de Ginebra ayudarán a preparar la Reunión de Alto Nivel sobre “La consolidación de la paz y el mantenimiento de la paz”, que se celebrará durante el 72ª periodo de sesiones de la Asamblea General en 2017. Las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad sobre la arquitectura de las Naciones Unidas para la consolidación de la paz reconocieron la interconectividad fundamental entre la paz, el desarrollo sostenible y los derechos humanos, y la necesidad de llevar a cabo una reforma organizativa dentro del sistema de las Naciones Unidas.

El debate actual sobre la importancia de la prevención de los conflictos y los esfuerzos destinados a consolidar la paz han servido para romper los diferentes compartimentos dentro del sistema de las Naciones Unidas y superar cualquier fragmentación de los tres pilares, e incluso entre Ginebra y Nueva York.