Guernica_Rathaus_PF[1]

El Guernica (1937) del artista Pablo Picasso es una de las pinturas más famosas de todos los tiempos. Al igual que muchas obras de arte famosas, el significado del Guernica de Picasso no es inmediatamente claro y está abierto al análisis e interpretación. ¿Cuál es realmente el significado del Guernica?

Un cuidadoso análisis e interpretación de la pintura revela la importancia en la obra de España, la guerra, y sobre todo, las corridas de toros.

Como sugiere Picasso, el Guernica es principalmente un “cuadro de guerra”, que ofrece un relato visual del devastador y caótico impacto de la guerra tanto en hombres como en mujeres, y en este caso específico, sobre la población civil y las comunidades. Picasso completó la pintura del Guernica en 1937, una época dominada por un generalizado malestar político no sólo en España, sino en todo el mundo.

La Segunda Guerra Mundial comenzaría un par de años más tarde y diezmaría aún más al continente europeo en su conjunto. En el Guernica, podemos ver varias de las víctimas del bombardeo de la Luftwaffe alemana sobre el pueblo de Guernica durante la Guerra Civil Española. Una figura estirada en el primer plano de la pintura, el cual parece ser un cadáver, está rodeado en ambos lados por víctimas todavía vivas con la cabeza echada hacia atrás en medio de lamentos de agonía. La figura a la izquierda es una madre agarrando a un bebé que parece haber fallecido también durante el bombardeo.

El caos causado por la inestabilidad política de Europa es evidente en la composición del Guernica, con seres humanos y animales mezclados en un fondo de formas geométricas rotas y duras, que recuerdan al cubismo. En el Guernica el “color predominante” es en su mayoría negro, recordando quizá la muerte misma. El Guernica de Picasso está influido muy probablemente por el otro gran artista español, Francisco de Goya, el cual pintó a menudo pinturas sobre la guerra y la tauromaquia.

En el lienzo los seres humanos y los animales están en pie de igualdad, con el objetivo de ilustrar no sólo la brutalización y la deshumanización de la humanidad durante la guerra, sino también el sentimiento que todos los seres vivos, animales y humanos, comparten, a decir: el miedo y la muerte.

El Guernica se puede clasificar como una “pintura de guerra”, pero la pintura también incluye muchos símbolos -incluyendo un toro, un caballo y un hombre con una espada- que encajarían perfectamente en el arte tradicional de la tauromaquia.

En esta obra, en vez de representar a un matador victorioso que se dirige hacia la multitud ante un toro degollado, en el Guernica el toro permanece estoicamente de pie al lado izquierdo de la pintura, mientras el matador aparece muerto en el primer plano acompañado de la espada o lanza que pudo haber usado para matar al toro. Al igual que el matador caído, el caballo también está en una fase moribunda y angustiado. Sólo el toro permanece tranquilo en el Guernica.

El Guernica es una pieza icónica del arte moderno que no sólo conmemora un trágico evento, sino que también representa los horrores de la guerra y la naturaleza curativa del arte.