La Asociación Comunidad Papa Juan XXIII (APG23), el Centro Mundial para No Matar, la Asociación Internacional de Abogados Demócratas (IADL), el Movimiento Internacional para la Reconciliación (IFOR), el Comité Japonés para el Derecho a la Paz y la Organización de Jóvenes Constructores de la Paz, todas ellas ONG acreditadas ante el ECOSOC (ONU), agradecieron a Paz Sin Fronteras (PSF) por su valioso apoyo a la noble causa del reconocimiento del derecho a la Paz.
También les dieron las gracias por haber reconocido el importante papel que estas ONG han desempeñado en Ginebra sobre este asunto.
También indicaron, que la Declaración sobre el Derecho a la Paz había sido adoptada por el Consejo de Derechos Humanos en su sesión ordinaria trigésimo segunda en junio de 2016 (A/HRC/RES/32/28). Esta Declaración sobre el derecho a la paz es el resultado de un proceso de negociación larga y difícil entre todos los Estados Miembros de la ONU, en la cual se proclama el “derecho de toda persona a disfrutar de la paz”. La Declaración necesita la aprobación definitiva de la Asamblea General, lo cual ocurrirá en la Tercera Comisión del presente período ordinario de sesiones de la Asamblea General. Ha llegado el momento de redoblar nuestros esfuerzos con el fin de avanzar en el reconocimiento del Derecho Humano a la Paz.

Este grupo de ONGs destacaron que son conscientes del trabajo que Paz Sin Fronteras está realizando ante la Asamblea General en el campo de la promoción fundamental para el reconocimiento del derecho a la paz. También quisieron expresar su apoyo y disposición a cooperar con PSF.
Por otro lado, la Cátedra UNESCO sobre Derechos Humanos, Democracia y Paz de la Universidad de Padova, una de las principales universidades de Italia, informó en su programa específico sobre el derecho a la paz que PSF había lanzado una petición para exigir al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que adoptara una declaración sobre el derecho a la paz, al final del trigésimo segundo período ordinario de sesiones, que tuvo lugar a partir del 13 de junio al 1 de Julio de 2016 en Ginebra.

El Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Padova y la Cátedra UNESCO de la misma Universidad han promovido y llevado a cabo, con la colaboración de la Coordinadora Nacional de Autoridades Locales para la Paz y los Derechos Humanos, una gran campaña en Italia, para apoyar el trabajo del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Más de 300 ayuntamientos y 5 consejos regionales han adoptado una moción de petición a este respecto.

La Cátedra UNESCO y el Director del Centro de Derechos Humanos en un estudio legal sobre la Declaración concluyeron que «la conjunción del artículo 1, con el mismo título de la Declaración presupone que el derecho humano a la paz existe tal como está implícitamente proclamado en el artículo 28 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos”.