Asamblea General NU

Paz sin Fronteras (PSF) es un movimiento inspirado en el trabajo humanitario liderado por Miguel Bosé y Juanes. Su propósito es promover la construcción de la paz en el mundo a través del arte, la cultura y el apoyo de músicos de renombre.

Hoy 19 de diciembre de 2016, esta Declaración ha sido ratificada por el plenario de la Asamblea General. Previamente, el 22 de octubre, PSF inició la campaña llamada #Derecho a la paz; Ahora mediante la cual personalidades conocidas instaron a los Estados Miembros de la Tercera Comisión de la Asamblea General a adoptar una Declaración sobre el Derecho a la Paz.

Gracias a su movilización social y al liderazgo de un importante grupo de ONG, el 18 de noviembre de 2016, la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una Declaración sobre el Derecho a la Paz por mayoría de sus Estados Miembros.

Durante esta campaña, varias personalidades del mundo de la cultura y el arte han levantado sus voces para exigir una Declaración sobre el Derecho a la Paz a través de sus medios y redes sociales. Además, expresaron su apoyo para que el proceso se cerrara definitivamente en Nueva York con la adopción de una Declaración sobre el Derecho a la Paz, tal como ha ocurrido

Después de casi veinte años, la Declaración sobre el derecho a la paz ha sido definitivamente adoptada. Esta larga aspiración de la humanidad finalmente se ha realizado en el marco de la Asamblea General después de un primer intento llevado a cabo por la UNESCO en 1997.

La Declaración pasará a la historia de las Naciones Unidas por ser la primera Declaración de Paz aprobada por la Asamblea General en este Nuevo Milenio tras la aprobación de la Declaración y Programa de Acción sobre la Cultura de Paz en 1999 por el mismo organismo.

PSF quiere agradecer a todas las personas, gobiernos e instituciones por haber terminado esta aventura conjunta en Nueva York, la cual empezó formalmente en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra en el año 2006. Una larga etapa de casi diez años de intenso trabajo se cierra por siempre.

Esta Declaración es el claro resultado del importante papel desempeñado por algunos sectores de la sociedad civil y las universidades durante años, que han demostrado que el verdadero diálogo entre todas las partes interesadas y los grupos regionales es el fundamento de la paz y la comprensión en el mundo.

Se ha vuelto a conquistar algo que ya pertenecía a cada ser humano antes de su nacimiento, el derecho a disfrutar de la paz, los derechos humanos y el desarrollo. Ahora toca pedirlo, reclamarlo y exigirlo!